Contra las patrias, el Viejo Maestro




La nacionalidad del obrero no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, es el trabajo, la esclavitud libre, el automercadeo. Su gobierno no es ni francés, ni inglés, ni alemán, es el capital. Su aire nativo no es ni francés, ni alemán, ni inglés, es el aire de la fábrica. La tierra que le pertenece no es ni francesa, ni inglesa, ni alemana, está a unos cuantos pies bajo el suelo.
Karl Marx: Crítica de «El sistema nacional de economía política» de Friedrich List

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Páginas vistas en total

miércoles, octubre 03, 2012

Ha muerto Eric Hobsbawm, historiador marxista



Balagan/Público

Eric Hobsbawm

3 ocrubre 2012
Con la muerte de Eric Hobsbawm el pasado lunes a la edad de 95 años, desaparece el historiador europeo marxista por excelencia, y uno de los historiadores del siglo XX más críticos con el sionismo.

“En sus textos de teoría política y de historia europea de los siglos XIX y XX, Hobsbawm ha sido especialmente crítico de los movimientos nacionalistas, entre los que está el sionismo”, se escribe en el obituario de Haaretz. Y es que Hobsbawm vio el nacionalismo y la izquierda como dos ideologías irreconciliables.

“Soy judío, pero ser judío no implica dar apoyo al sionismo o, incluso menos, a las políticas particulares que sigue el gobierno de Israel, que son desastrosas y malas. Son políticas que llevan a la limpieza étnica de los territorios ocupados… Soy de la opinión que los judíos deben decir que es posible ser judío y no apoyar a Israel”, dijo en una entrevista con The Guardian hace una década.
Donald Sassoon, discípulo y amigo de Hobsbawm, ha dicho de él: “Ciertamente fue un antisionista. Él usó esta palabra que para él significaba que no compartía la idea del nacionalismo judío de que en Palestina debería haber un estado definido étnicamente. Para él, ser judío significaba ser cosmopolita y antinacionalista. Odiaba cualquier tipo de nacionalismo, incluido el nacionalismo judío. Fue comunista porque siempre pensó que el comunismo es un movimiento internacional”.

Hobsbawm pertenecía al grupo de judíos que denuncian los excesos del sionismo, aunque a veces lo tengan que pagar con el ostracismo. Poseía una rica cultura que se transpiraba en sus textos. Había nacido en Alejandría (Egipto) por casualidad, y se educó en Centroeuropa primero y después en el Reino Unido, donde residió habitualmente. Militó en el partido comunista del Reino Unido hasta su disolución tras la caída del muro de Berlín, pero nunca dejó de ser marxista.

No hay comentarios: